La enseñanza del leñador

leñador

La enseñanza de leñador

Preguntado sobre la perfección y la imperfección, un maestro de la atención profunda e integrada echó mano de la comparación conocida como “La enseñanza del leñador”.

“Todos cuantos están sentados en la hierba atendiendo esta enseñanza se han prometido a sí mismos el camino de la perfección. Pero muchos han partido de creer que esta todo lleno de imperfecciones.

De la misma forma un leñador, que había sido enseñado a la antigua usanza, intentaba encontrar el camino recto sin torcerse de su camino. Todo desvío, toda senda secundaria, todo entretenimiento que lo alejara de su trabajo era motivo de preocupación y temor.

Una noche soñó que era una hormiga preocupada por seguir caminos regulares y rectos. Así, desde esta diminuta perspectiva, llegó hasta la recta impecable de una madera pulida por la que caminó con gran devoción.

Sin embargo, en determinado momento de su alegre avance, descubrió que se avecinaba una hondonada que rompía la rectitud impecable del terreno.

Angustiado, recordó la férrea educación de su padre diciéndole:

– Aléjate siempre del camino imperfecto y mantente firme por el sendero

Pero cuando estaba a punto de echarse a llorar, la hormiga o el leñador, reconoció el terreno. Se trataba del mango de un hacha, la herramienta diaria del leñador.

La depresión, en el terreno, era la zona gastada a propósito, en la empuñadura, donde la mano del hombre calza a la perfección sobre la madera”

Explicación de la enseñanza del leñador

El mundo no está lleno de imperfecciones. Las mismas aparecen ante una lectura incompleta de lo que hay, es decir, ante una lectura diferente de la perfección.

La hormiga no alcanza, desde su visión de hormiga, a comprender la perfección de la depresión en el mango del hacha. Igual hay muchos templos levantados con la idea de pulir todas las cosas que no digan lo mismo que ellas, desde una idea pobre y restringida de la vida.

Cuanto más conocemos lo que somos y lo que es lo demás, más se diluyen las barreras entre lo uno y lo otro, se hace menos verdadera la apariencia de las cosas y las imperfecciones se saben en la lectura y nunca en el texto perfecto del Ser autoconsciente.

Ir a La parábola del naufragio

Volver a La enseñanza del padre impaciente

4 respuestas a La enseñanza del leñador

  1. Gissel Silva dijo:

    ayyyyyyyyyy!!!!!!!! me encantó estoooooooooo…….es una muy excelente enseñanza…

    • danielstack dijo:

      Si te tocó el alma haz de cuenta que la inventé para vos, estos es así, no tiene un remite confirmado, pero muchos destinos lo sientes así: Esto fue escrito para mí en el monmomento más apropiado. Abrazo

  2. danielstack dijo:

    Cuando eres sensible a esto es porque tu mirada evoca su perfección y aunque juegue en el mundo de las cosas al hormiguero, puede saber que las curvas del terreno son solo apariencia de distorsiones.🙂 Gracias por estar siempre

  3. muy buena parábola y sin dudas ocurre en nuestro diario vivir en donde a través de estereotipos o pretensiones personales imponemos nuestras ideas y construcción del micro mundo discriminando aquello que no nos conforma o gusta y en el peor de los casos condenando lo que no creemos correcto. Por ello nada mejor que no olvidar esta enseñanza que en sí misma abraza además a la tolerancia…a continuar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s