Orientación literaria


¿Qué escribir?

Un tema que bien puede traerse a la cabeza, para poder elegir bien, es el de qué merece la pena leer o escribir. Se conoce ya de las típicas crisis del escritor y “la página en blanco”, los angustiosos momentos de frustración literaria cuando la musa está dormida y el ajetreo de la imaginación resulta estéril.

Resolviendo, quizá, la cuestión de la temática, del ámbito sobre el cuál versará el texto, pueda liberarse, el autor, de la mordaza mortal del “cómo empezar”, dejando atrás las dudas tras una simple revisión del método: Hay que aprender a ordenar los criterios propios y armonizarlos con lo que nos resulta de verdad estimulante.

Tal vez esto se comprenda mejor si decimos que la expresión siempre tiene un propósito.

Aunque no seamos conscientes de ello, el discurso no puede, ni es nunca, un recorrido a la deriva, sin ton ni son, sin propósito…no,  no se trata de una excursión del pensamiento por el mundo de los símbolos en procura de la nada. Se trata de que hay algo que se quiere decir, que se quiere saber, definir, compartir…pero ese compartir forma parte de una evolución de la idea, un crecimiento y refinamiento de la opinión original.

Si bien la forma de escribir, el contenido, los “adornos”, la pluma misma no se atiene a mayores restricciones, siendo así los géneros literarios, estilos, etc. conforman una gama muy extensa, cada uno puede tener preferencias y, hasta puede intentar justificarlas.

Personalmente coincido en no escribir lo que no me gusta leer. Esto es algo que hay que aclarar porque en otros ámbitos no tengo la misma suerte. Por ejemplo, cuando me gustaría poder tocar en la guitarra lo que me gusta escuchar, no lo hago, simplemente no me he preocupado en aprender, por eso, aunque quisiera ahora tocar blues, jazz, rock…no puedo y casi por obligación debo contentarme por elegir las piezas melódicas o folclóricas que sí puedo acompañar.

No es fácil entonces pintar, tocar música, esculpir…escribir un poema, cuento o ensayo, con la misma libertad que se puede saborear una obra ajena, elegirla en una biblioteca, pinacoteca o diskería y, a continuación, pasar a “saborearla” tranquilamente en el calor del hogar.

Por eso elegir “qué escribir” debe guardar relación con lo que “puedo escribir” y no solo con lo que “me gustaría escribir”.

Si sabes abordar un tema determinado desde varios ángulos y puedes, en ese tema, trascender a lo conocido, repetido, vulgar y presentar algo novedoso, interesante o divertido…¡¡¡ESE ES TU TEMA!!! Pero si lo que quieres es abordar la ignorancia que existe respecto a determinado tema, pues tendrás que ahondar con escrupulosa y hábil mirada, sobre esa ignorancia, las consecuencia y causas de la misma, las formas de superarlas y mucho más.

Escritor universal

Más difícil es poder llegar a ser un escritor de “todo terreno” a no ser que el autor tenga un mapa conceptual muy bien ordenado en el que sea capaz de “triturar” toda temática pensable y conversable para reducirla a la lógica absoluta, que es la esencia de toda idea que se pueda expresar.

Es francamente recomendable entonces, a mi juicio, llegar a este nivel de pensamiento y expresión, donde no se hace, el escritor, perito ni especialista en ningún tema que no sea el del bien pensar y el bien trasponer lo que se piensa. Veamos qué cuestiones son imprescindibles para lograrlo:

  • Una escala de valores o nociones universales que sean coherentes y aplicables a cualquier situación o contexto
  • Un método elegido con anterioridad para ordenar las ideas y desarrollarlas luego en el texto
  • Suma prudencia en tanto siempre habrá alguien que sepa más en el tema que se haya elegido
  • Investigación previa sobre las generalidades de lo que se va a escribir
  • Propuesta abierta al debate o al comentario del lector
Debe saberse que esta es la manera más difícil, pero es la manera ideal. De la misma forma que el que aprende teoría de la música debe esforzarse más y estudiar por más tiempo con el premio de luego poder ejecutar su arte en cualquier instrumento, igual, aquel que se haya preocupado por acceder, elaborar, vislumbrar una lógica del mundo, una explicación coherente de los fenómenos físicos y existenciales, podrá manejarse diestramente en el universo de la opinión, la exposición y demás tratamiento de las ideas expresadas.
Escribir mal puede ser resultado de muchas cosas: falta de estímulo, ignorancia sobre el tema, ausencia de originalidad,  mala redacción, etc.
 
La ortografía hoy no es un problema del todo grave gracias a los correctores ortográficos de los procesadores de texto, pero sí el manejo de un vocabulario pobre, carencia en el dominio de los conectores lógicos o conjunciones.
Usar las mejores palabras es algo que se aprende de manera cuasi inconsciente, sobre todo leyendo. Siempre es bueno leer mucho, pero de algo que nos interese de verdad y que esté bien escrito. Por lo general, las obras reconocidas, están bien escritas y son un estímulo para el aprendizaje de esta ciencia.
BASES DE CONCURSO PENSAR CONTRACORRIENTE

X Concurso Internacional de Ensayo Pensar a Contracorriente

Con el objetivo de reconocer y difundir el pensamiento crítico sobre los problemas y desafíos del mundo contemporáneo desde perspectivas de amplio sentido anticolonial, antimperialista y emancipador, el Ministerio de Cultura de Cuba, el Instituto Cubano de Libro y la Editorial de Ciencias Sociales convocan a la X edición del Concurso Internacional de Ensayo Pensar a Contracorriente.

Como alternativa al silenciamiento y la marginación que sufre el pensamiento emancipador en los grandes circuitos de reproducción hegemónica y dominación social e intelectual, este premio aspira a contribuir al desarrollo de ideas, análisis y propuestas activas dentro del campo de las Ciencias Sociales y de la cultura. En ese marco, convoca a la diversidad de enfoques y puntos de vista y a la confrontación con las bases de los sistemas hegemónicos de pensamiento.

1. Podrán participar autores de cualquier país con un ensayo inédito, en español, portugués, inglés o francés (o traducido a alguna de estas lenguas),  que no debe estar comprometido para su publicación ni haber obtenido premios en otros concursos.

2. El ensayo no debe poseer menos de 20 cuartillas ni exceder las 40. Una cuartilla  pautada está compuesta por 1 800 caracteres (30 líneas por 60 caracteres cada una), para un total admisible de 36 000 a 72 000 caracteres.

3. No se aceptará más de un trabajo por autor.

4. El ensayo deberá enviarse antes del 27 de diciembre de 2012 en archivo adjunto (preferentemente. rtf, aunque también .doc., o en ficheros de formatos abiertos, como odt), en una sola copia  y un solo mensaje, debidamente identificado  con el nombre y la dirección actual del autor, así como una breve síntesis de su Currículo Vitae, a esta dirección electrónica: contracorriente@cubarte.cult.cu . El autor  debe recibir confirmación de la recepción de su trabajo por parte de la Oficina del Concurso, para dar como notificada la participación de su texto en el certamen.

5. Un prestigioso jurado internacional otorgará el Premio “Pensar a Contracorriente”, consistente en 1 000 Euros y un diploma acreditativo. Se concederán las menciones que el jurado estime pertinentes, sin que ello implique retribución monetaria.

6. El Jurado otorgará además el Premio Especial “Una especie en peligro”, con igual dotación y reconocimiento que “Pensar a Contracorriente,” al ensayo que mejor aborde los peligros y consecuencias de la crisis ecológica generada por el modo capitalista de producción y/o al texto que mejor aporte y analice propuestas concretas para soluciones anticapitalistas.

7. La Editorial de Ciencias Sociales publicará un libro con los trabajos premiados y mencionados. El Instituto Cubano del Libro se reserva los derechos a la primera edición de los textos participantes, reserva válida durante un año a contar desde el cierre de la convocatoria.

8. El fallo del jurado será inapelable y se dará a conocer en La Habana en febrero de 2013, durante la Feria Internacional del Libro de Cuba.

9. La participación en el Concurso implica la aceptación de estas bases.

Acerca de INTEGRACIONISMO

Trabajo en mi pasión, la búsqueda de soluciones y de respuestas. Cuando estas preocupaciones son profundas. Las llamamos metafísica. Cuando hay que inventar una solución práctica, me gusta la ciencia
Esta entrada fue publicada en cursos, Percepción y conciencia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Orientación literaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s