La parábola del caballo veloz


 

Integracionismo parabola

Hubo un caballero muy valiente al que, premiado por el rey, se le concedió un deseo.

–          Quisiera tener el caballo más veloz del mundo – dijo el heraldo.

Se le entregó entonces el fabuloso animal de manos de un mago del reino que le dio una extraña recomendación.

–          Llévalo hasta tu castillo y hazlo dormir en tu alfombra, no lo montes ni lo sueltes hasta que no sepas cómo se llama.

El caballero era valiente pero temerario y no pudo interpretar la advertencia del mago.

Ese mismo día lo montó, en los jardines de su palacio y, al espolearlo, el animal salió con tal impulso que el temerario varón se desnucó en el suelo, a escasos pasos del portal de su hogar.

Ninguna cerca, ningún muro, ninguna forma conocida, podría detener a una bestia tan poderosa. Se desapareció de la vista de la gente para siempre desde aquella tarde.

Explicación de la parábola del caballo veloz

Nadie puede controlar un poder que le sobrepasa y que no conoce lo suficiente.

Nunca pretendas dominar sino que siempre intenta comprender lo otro porque no es lo otro.

Saber el nombre de algo es, en esencia, saber más de ese algo. Este conocimiento sobre lo otro lo va metamorfoseando en un algo más propio, menos ajeno, en otro aspecto de la misma cuestión.

Así es como el poder descontrolado no da frutos. Así la gigantesca máquina mata a su creador.

Por eso si eliges una compañera no pienses en el poder de su belleza ni de sus pertenencias que son como la velocidad del caballo. Piensa antes cuanto la conoces, cuánto de ti hay en ella y cuanto de ella hay en ti. El reconocimiento del Ser en el Ser.

La imagen es una cortesía de http://www.fondosgratis.com.mx/items/animales/caballos/12199_caballo-en-la-noche/

 

Ir a La parábola del cántaro roto

Volver a La parábola de los bomberos

Acerca de INTEGRACIONISMO

Trabajo en mi pasión, la búsqueda de soluciones y de respuestas. Cuando estas preocupaciones son profundas. Las llamamos metafísica. Cuando hay que inventar una solución práctica, me gusta la ciencia
Esta entrada fue publicada en Aprendiendo Integracionismo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La parábola del caballo veloz

  1. Gissel Silva dijo:

    entonces……..se supone que hay que llevar a la novia y hacerla dormir en la alfombra????….je je………..ahora en serio………..me parece excelente, es lo indicado saber cuánto de nosotros hay en el otro…..muy linda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s