La parábola del naufragio


naufragio
La parábola del naufragio

 

Dos hombres navegaban cada uno en su embarcación cuando repentinamente una tormenta los arrastró lejos de cualquier ayuda.

–          Deja tu endeble bote y ven a éste – invitó el hombre bueno al otro navegante. Pero el otro le contestó de mala forma.

–          Mi bote parece débil pero, sin duda, resistirá mejor que el tuyo.

Al cabo de un rato, el hombre orgulloso se afanaba en vaciar el agua invasora que amenazaba con hundirlo, en un vaivén incesante.

–          Vamos – Insistió el hombre bueno –sube aquí antes que se haga de noche. Llovía con violencia sobre el mar.

–          No –se negó el otro, empecinado –es mi bote.

No hubo más diálogo. En la mañana la tormenta se había ido y el hombre bueno, desde la playa húmeda, echó una mirada hacia el profundo océano. Era un desierto muy hondo y satisfecho.

Explicación de la parábola del naufragio

Cuando un barco ya no flota no es más un barco.

No es, entonces, tu barco.

Tu barco solo puede ser el que puede transportarte, el que te mantenga a flote.

Atarse a algo que no es lo que creemos conduce al fracaso.

Así es como los dogmáticos se aferran a sus creencias, aunque se hundan con ellas, en el ejercicio de la necedad, el orgullo y la obstinación más infeliz.

Si hoy recibes la mano de un buen hombre que navega seguro, recupera el sentido de las cosas, no te hundas con la ficticia idea de la opinión propia, agradécele y sálvate de morir en el abismo de la inconsciencia.

La imagen es una cortesía de

http://todofondos.com/fondos/barco-hundido_229

Ir a La enseñanza del leñador

Volver a La enseñanza del padre impaciente

Acerca de INTEGRACIONISMO

Trabajo en mi pasión, la búsqueda de soluciones y de respuestas. Cuando estas preocupaciones son profundas. Las llamamos metafísica. Cuando hay que inventar una solución práctica, me gusta la ciencia
Esta entrada fue publicada en Aprendiendo Integracionismo. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a La parábola del naufragio

  1. Gissel Silva dijo:

    Yo creo que los extremos, el fanatismo y la incomprensión, son elementos que impiden la superación.
    La soberbia y presunción no son amigas de la comprensión y el aprendizaje.

    Yo Creo. Esto no me pone barreras en el camino sino que me da aliento para seguir ensayando, cayendo y volviendome a recuperar. Pero, tratando de buscar mi felicidad sin agredir, rebajar o ignorar a los que me rodean.
    Sé cuál es mi barco y me valgo de distintos medios para continuar en él. Los medios se deterioran, dejan de funcionar o de existir….pero si miro a mi alrededor con humildad, seguro alguien me va alcanzar otros para que yo pueda avanzar.

    • danielstack dijo:

      Desde la humildad, dudar de la existencia del “yo” por sí solo, se vislumbra la algarabía de ser mucho más que esa incierta sensación de ser solamente lo que que alcanzo a ver…Gracias Gissel

  2. Marcela Ndlr dijo:

    Es lo que momento a momento trato de descubrir en mi camino, siempre aprender para que mi barco siga siendo tal y mejorarlo… no es solo superarse a uno mismo sino enseñar al otro a superarse también.

    • danielstack dijo:

      Forma parte del aprendizaje compartir lo aprendido, Marcela, me alegro mucho de poder sentir esa corriente de estímulo que no es otra cosa que ls ganas de vivir conscientemente

  3. javier dijo:

    muy buena parábola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s