Adimensionalidad de Dios


Unirnos un escalón más alto

La adimensionalidad de Dios

Entre los objetivos inmediatos de esta corriente integracionista, que puede decirse es una consecuencia lógica de la Selección Natural de las Ideas, hemos propuesto la evolución de las religiones.

El salto cualitativo de millones de creyentes a un estado de conciencia más puro, más coherente y en nada opuesto al sentir colectivo o individual de platicar con Dios, es la fusión por encima de las pequeñas diferencias que separan las diversas iglesias.

Se hace mención de evolución sobre todo porque esta idea, de ir acercándose cada vez más a la verdad última, es propia de todas las religiones y no discrepa con ninguna de ellas. Ya dijimos que en sí, todo credo religioso presenta una disposición temporal, un desarrollo, una especie de ascensión.

En la religión hindú, esta purificación se hace manifiesta gracias a la existencia del Karma, que permite pagar con sufrimiento, la cuota del pasaje evolutivo.

Superar el sectarismo implícito en los credos, la idea de ser especial, de pertenecer a un pueblo elegido, el “nacionalismo religioso”, que si bien junta voluntades dentro, se resiste a las costumbres y filosofía de vida de los de afuera, se entiende como causante de sumar otra dicotomía más a las que existen ya como distorsiones y vicios del sistema.

Pero la idea integracionista dista mucho de declarar una guerra contra las religiones, sobre todo porque existen aspectos, como el trance místico, la experiencia de plenitud, la trascendencia, el amor universal, etc. que son firme terreno de coincidencia donde los destinos del “homo religiosus” parece ser como el regreso del “hijo pródigo” un reconocimiento en el terreno de la conciencia.

No se trata entonces de segar el sentimiento religioso y sus expresiones, ni haremos uso de la crítica a la pobreza científica de sus explicaciones del mundo material para restarle autoridad. Pondremos sí en cuestión los fundamentos de su filosofía y metafísica.

Tampoco es plan desacreditar de plano los supuestos teológicos subestimando los componentes mítico y simbólico presente en las sagradas escrituras.
Lo que se pretende es purificar, con mayor rigor, los conceptos lógicos que sostienen la estructura teórica del creyente.

Revisar algunos de estos conceptos, como podrían serlo las propiedades del Ser Supremo, se puede convertir en una forma interesente de conocer a Dios sin tener que limitarnos a la experiencia sensoria del las cosas.

Es por aquí cuando empezamos a dudar de la existencia espaciotemporal del mundo, presentir que no existe fuera de un estado de conciencia. El mundo es así para mí, pero… ¿Cómo es en verdad? Nadie podría saberlo. Esto es lo que en física se ha hecho llamar “el efecto observador” y que significa que el que observa está condicionando el resultado de lo que mide.

Si el universo que aparece ante el niño se va construyendo con auxilio de otros elementos implícitos a su velocidad y capacidad de procesar datos.

Cualquier experiencia, por nueva que sea, tiene necesidad de tener un archivo de respaldo, algo con qué comparar la reciente sensación…y definir qué aspectos se parecen a otras experiencias y cuales son novedosos.

Así es como un ser humano, ante la presencia de un pequeño tigre, traerá de la memoria mucho material de gatos y felinos integrados en una lectura mental inmediata del animal.

“Los ojos dorados, como los de un gato, como los de ese gato…era como un peluche, tierno, más grueso que un gato grande, pero torpe, un cachorrito de tigre”.

La cultura general también está involucrada en las imágenes mentales con las que recreamos un universo actual hipotétíco.

Sabemos que tenemos un alcance visual, sensorial, a través del los 5 sentidos, muy limitado. Ese universo que se capta o percibe a través de los lectores naturales de nuestro ingenio de lectura, es “lo que alcanzamos a ver”. Sumamos, como ya hemos dicho, la cultura, como una herramienta que nos permite usar conclusiones de la experiencia pasada, y con todo ello “armamos” una hipótesis de lo que es el mundo.

Para explicar, lo que aparece ante nosotros, se proponen teorías, de forma colectiva e inconciente. Estás suposiciones son fruto del alcance, de la memoria, de la habilidad para transmitir y depurar ideas. Pero dejan de ser ideas cuando se plasman ante nuestros sentidos, como un gráfico que materializa las conclusiones de la especie.

El universo verdadero sería el que conocemos más una porción inestimable de universo que no conocemos.

El desconocimiento está presente en todo el conocimiento presente. La proporción de incertidumbre que afecta a toda sustancia que parece material y sujeta al tiempo alcanza toda la gama de seres existenciales. Las ideas previas, los conceptos que tenemos del yo y su manera de ver, el mundo que ese “yo” recrea de acuerdo a una “luz”, de otro tipo, una capacidad de saber, por encima del conocer, están implícitas en el estado de conciencia del Ser,

Se va más allá del infinito, más allá del eterno Dios de las religiones.

Se vislumbra ese ser atemporal, aespacial.

Un Ser que esconde en esta adimensionalidad esencial, la posibilidad de plasmar la imposible realidad de hipótesis. La sensación de la parte, de la multiplicidad, del espacio y el tiempo.

Ir a Dios no es religión

Volver a Antes del big bang
http://www.paymoviles.com

Acerca de INTEGRACIONISMO

Trabajo en mi pasión, la búsqueda de soluciones y de respuestas. Cuando estas preocupaciones son profundas. Las llamamos metafísica. Cuando hay que inventar una solución práctica, me gusta la ciencia
Esta entrada fue publicada en Integracionismo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Adimensionalidad de Dios

  1. gissel dijo:

    “una capacidad de saber por encima del conocer”…en religión se hace una clara diferencia entre lo que es sabiduría y conocimiento…….
    La sabiduría como producto del temor a apartarse del Ser Supremo por no seguir sus mandamientos, una luz que te guía a no desesperar y mantener la calma ante las incertidumbres mundanas…..la capacidad de confiar en que las tormentas hacen temblar tu entorno pero que luego….siguen su camino.
    Y…si, el conocimiento está al alcance de todas nuestras manos…………….”manos de quienes tienen capacidad de saber y manos de quienes solo conocen”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s