el poder desinformante


El aparato desinformador y la antidemocracia

Quiero compartir con ustedes una revisión de nuestro tiempo para demostrar que la visión social integracionista merece una aplicación práctica inmediata como respuesta a las crisis del sistema de vida occidental.

Nos enfrentamos, en primer lugar, a una manipulación de la noticia, es decir una campaña desinformativa que degenera en la INCOSNCIENCIA COLECTIVA.

Las personas pueden vivir como autómatas creyéndose libres pero en realidad atrapados en un sistema que naturalizan, pero que va carcomiéndole las posibilidades, al hombre moderno, de escapar de su propia codicia.

No podemos creer lo que dicen los medios. Lo que corre por los medios es lo que quieren que la gente escuche, que la gente crea lo que dijo el informativo, la información se manipula y el resultado es caótico.

En este sentido partimos de una base de incertidumbre y desconfianza de lo que los medios reproducen como verdad. Transmutaremos la duda cartesiana a toda respuesta oficial para desentrañar lo que se esconde tras la información a medias.

Todos sabemos que la información parcial presenta una sensación de respuesta completa. La hipótesis que surge de la parcialidad de las pruebas físicas intenta completar el cuadro dándole sentido y dirección a los hechos. Entonces toda esta recreación es una gran suposición.

Tal vez sea provechoso invertir el signo de todo lo que se “acepta” sin revisión. Por ejemplo, si la noticia reza: “Mataron a Bin Laden”, dar por hecho que el cabecilla de Al Qaeda sigue vivo y que nunca más sabremos de esto.

La gente le rinde una autoridad inmerecida a la prensa, a la radio, a la televisión y ahora, esta adoración, se paso a la Internet donde abunda todo tipo de versiones de lo que está pasando.

La desinformación no corre hoy por la censura sino por la superproducción de “opinión desvinculante”. Esto es la semilla de LA FRAGMENTACIÓN SOCIAL, que impone su orden y sentido desde el caos.

El sistema permanece mediante un auto-modelado silencioso, se actualiza siempre en función del interés privado, de una ralea de capitalistas dedicados a la especulación, hombres que dirigen bloques con empresas, con cadenas de mando, con empleados y vidas adentro.

Los empresarios disponen de información de primera mano respecto a las fluctuaciones de la bolsa, las legislaciones “blandas” o la exoneración de impuestos de algún tipo de producción; los empresarios compran el trabajo, los recursos, arman un aparato de producción donde juegan a volverlo indispensable en el consumo de la gente mediante las “bombas publicitarias”.

Queriendo o sin querer, el bombardeo publicitario no es otra cosa que un lavado de cerebro por repetición, por insistencia, una especie de penetración pasiva del sistema consumista en el hogar, es el tentáculo del régimen interiorizado en la sala, mediante la tv.

Donde todo se vende, el concepto de dinero se convierte en el único signo de religión, de poder, de status. Un caldo que no escapa a la segunda ley, una tendencia al caos, por la inconmensurable combinatoria de sus millones de elementos. El caos les da una sensación de victoria a los artífices del castillo de cristal, de ganancia inmediata, un rasgo propio de la tiranía.

Pero no existen los sistemas cerrados sino que, en la vida real, todos son permeables a la segunda ley, al cambio, sensibles a la excepcional capacidad de crear por fuera de la horma…Permeables a otros sistemas de rango más alto que han sido, en cierta forma, los verdaderos responsables de la realidad.

Unámonos

La mejor defensa es ignorar concientemente lo ajeno a nuestra causa liberadora.
Sabemos que hemos interiorizado gran parte del sistema pero, por inversión, podemos luchar precisamente en sentido contrario a la corriente globalizadora.

Lograremos nuclearnos por medio de páginas, foros, chats, lugares de encuentros masivos haciendo uso de las llamadas Teorías del Mundo Pequeño, donde las redes sociales pueden lograr eso que la democracia más necesita, buscar las soluciones sociales por nosotros mismos.

Es hora de ventilar la estantería de los poderes, desconocer masivamente la documentación, la burocracia, los títulos de propiedad, las dependencias en las relaciones de trabajo…

Las riquezas del lugar son de los ocupantes, sus políticas integradoras toman en cuenta la salud total del sistema. El trabajo se cooperativiza pero no se podrá comprar ni vender, es exclusivo capital del titular, es como el agua, el aire, las montañas.

Es hora dejar esta nociva lucha del hombre con el hombre. Hay grandes desafíos que enfrentar en una aventura en la que al fin debemos ABRIR LOS OJOS y decir basta a la carrera competitiva y sin futuro, la fragilidad de un mundo ficticia se hace ver en la era de las crisis sociales y ambientales del siglo XXI

Acerca de INTEGRACIONISMO

Trabajo en mi pasión, la búsqueda de soluciones y de respuestas. Cuando estas preocupaciones son profundas. Las llamamos metafísica. Cuando hay que inventar una solución práctica, me gusta la ciencia
Esta entrada fue publicada en Integracionismo. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a el poder desinformante

  1. gissel dijo:

    Estoy totalmente de acuerdo en que las redes sociales informáticas pueden lograr usarse de tal manera que las conciencias involucradas comiencen a participar con alternativas y nuevas pautas de comportamiento encaminadas a desarrollar vínculos entre los integrantes de la sociedad.
    Democratizar el conocimiento, compartirlo, darlo a conocer..es el primer trayecto del camino. Pero, luego viene la continuación del mismo, que se logra dejando de lado la mezquindad.
    Se formula la pregunta, ¿qué hago con ésta información? – la atesoro bajo un cerrojo- me aislo y hago uso de ella con un reducido grupo que me proporcionará méritos- o, la compartiré, comentaré, intercambiaré con distintos puntos de vista de los que me rodean-
    Bienvenida sea la tecnología y creo que vamos por buen camino cuando a través del tiempo vemos que van surgiendo esfuerzos individuales por por un desarrollo en común.
    Buenísimo artículo.

    • danielstack dijo:

      Gracias otra vez Gissel, estoy seguro que juntos podremos desarticular los engaños y las falacias básicas, la manipulación por parte de los “ignorantes” con poder, daña todo el sistema, que no está formado por partes si no que es unitario, por eso una lectura errónea de nustros intereses produce un estado de apatía, de desenfoque, una incertidumbre constante y dolorosa. Vamos a unirnos por medio de esta herramienta social: Las redes, vamos a generar una democracia respetuosa de la integridad última.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s