Guerras por petróleo


Las guerras por la energía
D. Stack

caballo o automovil

Tal como lo venimos anunciando desde el programa de radio sanducero “Ahora sí” y en los blogs http://www.paymoviles.com y http://www.integracionismo.com las guerras por la energía recién empiezan.

Los acontecimientos se van precipitando a velocidad cada vez mayor porque vivimos en un mundo de derroche de energías, de población creciente y de un individualismo retrógrado que impiden juntarnos para hallar soluciones generales que beneficien a todo el planeta.
Ya vivimos los primeros “coletazos” de este hambre energética y del uso de la fuerza irracional cuando la invasión a Afganistán, acción militar que no estaba ajena a los intereses de distribución energética en tanto es bien conocido que pasan, por este país, los gasoductos principales que abastecen la región.

Luego asistimos al millón de patrañas que inventaron los colosos capitales y especuladores del petróleo (como lo de las Armas de Destrucción Masiva ADM), cuentos que utilizaron los estrategas de la destrucción para enajenar los pozos de Irak desestabilizando las políticas de la competencia del crudo, tomando, por otro lado, el control de la “reconstrucción” de Bagdad bombardeada, que significa simplemente afianzar la presencia del capital occidental en estos rubros fundamentales del negocio de la energía.

Ahora somos testigos de otro movimiento en el tablero de los insaciables. El petróleo se ha ido a las nubes debido a la crisis “generada” en Libia, otro de los países de la OPEP. Una revolución interna…

¡Oh, precisamente ahora! Cuando su presidente nacionaliza los pozos de su nación y predica una Unión Árabe o pan-arábiga para defenderse del imperialismo de los capitales especulativos de occidente y del ejército mercenario de los EE.UU.

Aunque Libia es el octavo productor miembro y, en el mes de enero, produjo más de un millón y medio de barriles por día, un volumen fácil de contrarrestar aun por el exceso de capacidad de producción del resto de los países miembros de la OPEP. Sin embargo, se trata de una crisis al que están llamadas las demás naciones de la Unión Árabe y es probable que el conflicto se extienda por la región pudiendo afectar a Arabia Saudita, nación de Medio oriente que posee la mayor capacidad productiva de petróleo del mundo.

Probablemente detrás estos conflictos hay intereses muy gordos, intereses tan particulares como inmediatistas donde se pone en riesgo la cabeza de todos en esta carrera de polución ambiental, degradación de la tierra y el agua, bajo el flamante estandarte de la desinformación.

Mientras tanto se va creando un abismo ficticio, inventado por el enajenante bullicio de los medios, una inmovilidad entre nuestra capacidad de “hacer” de pensar, de intervenir en nuestro mundo, un mundo que estamos dejando abandonado en manos de ellos, los que nos roban la vida, los rompe juguetes, los avariciosos, creadores del sistema putrefacto, los que tiran su basura al patio trasero ¡Nuestra Latinoamérica!, los necios inconcientes que tienen una miopía de futuro y que han desbordado su fuerza y vitalidad por ramas satelitales, laterales, accesorias, descuidando el tallo central de nuestra existencia: la felicidad y el bien común.

En el mercado de las energías el petróleo podría seguir aumentado de precio lo que afectaría significativamente la recuperación global, esto porque la suba acarrearía las lógicas presiones inflacionarias que siguen a un elemento tan importante como lo es la energía fósil presente en todo el proceso de producción y distribución de productos.

Desde el viernes se apreció una suba que llegó ya al 9% en el crudo West Texas. El precio de los combustibles en las estaciones de servicio estadounidenses cerró ayer, último día de febrero, a 3,17 dólares por galón, cifra récord desde el 2008, cuando se sufrió la recesión.

Los precios del crudo están ya por superar el punto crítico de 100 dólares el barril y se preconizan, conforme aumente la escasez, conflictos de diversa índole, siempre provocados por la misma gente, en torno a naciones con capacidad de producir energías por lo que debemos estar preparados, no como país sino ya como región, como una latina panamérica, para incursionar en las energías renovables propias, la capacidad tecnológica sana y la defensa de nuestras riquezas naturales.

Acerca de INTEGRACIONISMO

Trabajo en mi pasión, la búsqueda de soluciones y de respuestas. Cuando estas preocupaciones son profundas. Las llamamos metafísica. Cuando hay que inventar una solución práctica, me gusta la ciencia
Esta entrada fue publicada en Integracionismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s