Nueva política


La revolución de la política postmoderna

Introducción

Este breve ensayo tiene pretensiones gigantes, tal vez no por su valor inmediato sino como “puntapié inicial” de una serie de gestiones relativas a convertirlo en una realidad práctica por la original propuesta que contiene. Se trata de un cambio novedoso y radical respecto a las formas de administración conocidas hasta ahora que lo sitúa más allá de las contiendas de la política clásica.

La postmodernidad, como se le llama a esta era caracterizada por naciones o estados que hace años intentan encontrar los frutos del gobierno democrático, contiene este ingrediente de cambio que se le está debiendo a esta ciencia porque, tal como está, no puede resistir más.

Una mirada rápida por la historia nos basta para darnos cuenta de que el colapso del sistema capitalista y de su agresivo neoliberalismo de principios de siglo arrastra consigo al ocaso el modelo político burgués: “El demócrata- sensacionalismo” donde se oculta con toda malicia “la utopía” de la democracia genuina y se vive en una sensación de libertad.

No caben dudas, sin embargo, de que el desarrollo teórico y práctico de esta propuesta implica volúmenes enteros por hacer y detallar y una experiencia prolongada para perfeccionar al máximo el nuevo sistema de gobierno.

La sensación de la democracia y la aristomediocracia

La crítica al sistema actual se basa en el concepto de la “Aristomediocracia hipócrita”.

La hipocresía del sistema consiste en simular que los magnates de hoy se gestan en un caldo común de oportunidades que son las mismas para todas las personas.

Sería tonto proponer cambios tan drásticos sino hubiera una imperiosa razón que así lo justificara. Por esto, encabezaremos este capítulo con una lista de razones, cualquiera de ellas lo suficientemente válida para desechar la estructura actual del poder, enumerando las pruebas de que nos han engañado en las prácticas de la democracia y han practicado en realidad una “aristocracia hipócrita”.

En muchas ocasiones hemos visto al poder de unos pocos comprando el silencio, pagando reservas en los sitios de “representación pública” apropiándose de los espacios mediáticos, buscando a los psicólogos de la propaganda política para generar la sensación de democracia.

El sistema vigente reproduce un ambiente donde:

Los poderosos son pocos y los desposeídos muchos (División de clases) La libertad de autogobernarse implica la capacidad de hacerlo bien (La administración de su economía, agricultura, relaciones exteriores, etc.), de lo contrario no es una verdadera libertad. Vemos sin embargo que al parecer el pueblo gobierna y se “aserrucha el piso solo” suicidándose a base de impuestos, permeabilidad a la influencia del mercado externo, economías depredadoras, explotación destructiva y otros daños que conforman la hipoteca de las divisas de nuestra región a favor de los fundadores del aristo-hipocritismo .

La población ha optado por participar cada vez menos en los comicios mientras que, por otro lado, ha crecido significativamente el número de votos en blanco dejando claro que, o no se cree en el sistema electoral o bien que no interesa mayormente ninguna de las propuestas a elegir. Así mismo se constata un déficit de credibilidad política que pone de moda un ciudadano “apolítico” en opinión pero politizado en tanto sigue las normas.

El sistema de hoy concentra el dinero y el poder en pocas manos, de hecho todos sabemos que las fortunas más grandes son hereditarias y siguen en manos de las mismas familias burguesas que “inventaron el sistema” después de la Revolución Francesa resistiendo el embate de la Restauración y generalizando el movimiento globalizador de la receta “aristohipócritista.
Esto nos lleva a hacer la inevitable pregunta: ¿Son realmente los pueblos los que gobiernan hoy en las llamadas democracias?

Así es como asoma el concepto de “sensación de democracia” toma vigor como disfraz de la hipócrita aristocracia burguesa que “crea” o “recrea” el universo donde aparentemente “elegirá” su vida el pobre “desconocedor” alentado por la sensación de elegir cuando en realidad las cosas importantes ya están decididas.

La evidencia de la realidad

¿Quedan dudas de que esto del autogobierno es una farsa?

¿Acaso alguien cree en la autonomía de las políticas nacionales?

Sería la democracia un gobierno del pueblo, según lo predica su raíz etimológica griega (demos= pueblo, cracia=gobierno), pero…
Vemos que cuando gobernaban los reyes eran ricos, cuando gobernaron los emperadores, eran muy ricos y ahora, cuando gobiernan el pueblo por medio de sus representantes, vemos al pueblo empobrecido hasta el hambre y a los representantes acomodados en un mundo de empresarios ricos. Será tal vez porque los políticos no gobiernan para el pueblo sino para los empresarios.

El marco empresarial no tiene nación, el poder económico que ostenta este bloque representa más de la mitad del capital del planeta y su capacidad de compra significa el alquiler de cualquier ejército del mundo para cualquier misión que implique el crecimiento o el mantenimiento del “estado de la cuestión”, las cosas como están, resistiendo al cambio en materia social.

Pese a todo el cambio se dará porque es como un vaso que se está llenando y se rebalsa, como un globo que continua inflándose, como un jarrón de vidrio que viene cayendo desde muy arriba sobre el mármol, desde la altura a la que llegó un Morgan, un Rockefeller, o la ascensión de un Bill Gates en nuestros tiempos.

Debe recordarse, por dar un ejemplo de las desigualdades que fragmentan nuestra sociedad, que a nosotros nos llegan tan sólo las migajas de las novedades médicas, tecnológicas y científicas que asoman al mundo. Aun así… ¡Qué impresionantes que han sido estas migajas! ¡Cómo han transformado el mundo ante nosotros! Es difícil entonces imaginar las maravillosas cosas que conocen, que ven, que disfrutan estos aristócratas camuflados. Los ricos de hoy pagan el disfraz que los mimetiza entre las personas pero ellos ya son otra cosa pueden ver con los ojos lo que alguno de nosotros puede deducir con el razonamiento.

Los pasos hacia un nuevo concepto de gobierno

La evolución de los regímenes de gobierno ha sido perezosa y simple. Por eso no debemos resignarnos a que siempre sea así. A grandes rasgos puede decirse que luego de ser manada, clan, prole, tribu y comunidad, el crecimiento demográfico fue haciendo avanzar a las sociedades por un camino sinuoso entre patriarcas, reyes, emperadores, monarquías y un fenómeno llamado democracia que se enseña como democracias y que, se sostiene aquí, no es más que otra forma disimulada de oligarquía.

Ni los comunismos han representado al pueblo, ni las democracias del sistema capitalista han observado los derechos de igualdad y oportunidad como base de la organización gubernamental.

la relatividad de einstein

Tal vez esto signifique que las diferencias vienen por naturaleza signando a los seres de manera diferente en tanto unos son más lúcidos que otros y esto es inevitable: nunca seremos todos iguales.

Pero nada de esto implica que los más inteligentes deban aprovecharse de eso para dominar a los demás creando un abismo en la comunidad a la que pertenecen. Lo peor es que ni siquiera eso es lo que está ocurriendo: Efectivamente, la diferencias de clases ha sido una característica propia después de la industrialización pero las clases altas no han demostrado ser las más inteligentes en forma permanente.

Por eso, confiando en refinar, depurar y evolucionar, en virtud de esta corriente de progreso y descentramiento hacia lo complejo, las formas políticas que rigen el mundo de hoy, argumentando desde la evidencia de una “sensación de democracia” generada por las clases aristo-hipocritistas, que ostentan un conocimiento mayor de la realidad.

psicoanálisis

Los pasos hacia la conquista de sí, la conciencia del Ser en el Ser, por medio de un gobierno sabio, transparente y democrático representativo en la “sabiocracia” se describirán a continuación:

a) Desde las actuales mayorías se redactará un compromiso que establecerá la libre inscripción y presentación a un test de tipo universal elaborado por un equipo multidisciplinario y muy capaz (se incluye el trabajo informatizado) Un test que detecte genios capaces de gobernar un estado, una representación de sabios de la región. Los genios siempre serán tan escasos que habrá un ahorro interesante en sueldos a decenas de políticos ineptos.
b) Una vez encontrado el equipo de genios y genias, todos los miembros de la comunidad elaboraremos las preguntas respecto a nuestros problemas cruciales, en la sociedad actual. Cada uno de los puntos consultados será de importancia capital así que contestados los puntos serán estas repuestas los artículos de nuestra Nueva Constitución. Los genios gobernantes están obligados, por el pacto social y su propia responsabilidad, a encontrar soluciones dirigiendo los esfuerzos del colectivo hacia sus conclusiones últimas.
c) Otra cláusula obligatoria en el contrato es la creación permanente de genios entre los que demuestran desde el principio una disposición. El premio de los genios es ser lo más importante que tenemos por lo que los cuidaremos como las abejas a su reina.

d) Solo se considerarán genios los que planteen las respuestas más viables, mejor contestadas, los que hayan demostrado lógica y empíricamente sus hipótesis de solución y que además demuestren poder conducir un estado. De esta forma se actualizarán los saberes y se mantendrá un gobierno dinámico, sin asentamientos prolongados de poder. El genio mandatario que no logre, en el período de un año, que el candidato que se le asigna lo supere o al menos llegue a igualar su poder, será expulsado de todo cargo gubernamental por demostrar incapacidad de enseñanza.

Algunas disposiciones e ideas para la implementación del test

Los candidatos a gobernantes pueden valerse de ayuda digital, de libros, de cualquier tipo de estimulante, siempre que se respeten el derecho de los demás, los que se someten a esta prueba, pueden usar técnicas nuevas o tradicionales para salvar el pliego de pruebas.

Algunas pruebas pueden ser de tipo teóricas, como encontrar un número en una secuencia aparentemente ilógica hasta ordenar los lugares en la mesa para una cena de autoridades tan heterogéneas como un cacique, el Papa, el dueño de la casa, la aparición de Carlos Gardel y un perro que espontáneamente rompió a hablar en perfecto castellano… Disponga el orden de los comensales y justifique.

Defensa ante posibles malas interpretaciones


Los que dicen que no es democrático:

Responderemos que hoy el sistema es, según se enseña, democrático representativo (igual al que proponemos) solo que los presidentes no son genios y por eso no sólo no encuentran las soluciones a los problemas del estado sino que además bailan al ritmo de los que pagan su bienestar. Cualquiera sabe que la mejor propina proviene hoy del extranjero, de los capitales privados, de los dueños del mundo. Ellos inventan las condiciones para la expansión de su mercado.

No es tan difícil dejarse gobernar por un grupo de sabios después que hemos estado siendo gobernados desde hace años por perfectos “monigotes”, títeres de políticas secretas en la dirección del mundo. La verdad es que siempre han gobernado ellos desde la sombra. A ellos se les debe los avances presentes y así también los problemas de ahora.

Las formas en que los poderes han crecido no es del todo injusta pero sí irracional, por eso corresponde que la inteligencia entienda que existen energías disponibles en todas las “partículas del universo” y que eso es todo lo que necesitamos: concentrarnos en lograr una independencia del trabajo para concebir la felicidad aquí, la conquista de nuestra propia naturaleza extrahumana. El Ser, la vida es una misma cosa que juega al fragmento de lo múltiple, diferente, policromático y complejo en la simplicidad del UNO.

Dirán algunos que no es el pueblo que goberanará sino una sabiocracia escasa, una minoría, pero…

¿Quién dice que gobernar es un premio a repartir como una torta?

Desde cuando gobernar es sinónimo de “aspiración maxima” cuando es una función llena de reponsabilidades que implican una capacidad previa, una claridad mental, una practicidad y razonamientos brillantes.

El ser dirigiente es un cargo difícil, probablemente uno de los más difíciles del mundo, en tanto le corresponde al mismo hallar soluciones a problemas nuevos, nunca resueltos antes. Nadie disuadirá a nadie de optar a estos cargos pero será el propio test y los prácticos lo que harán de filtro a tan delicada función.

Acerca de INTEGRACIONISMO

Trabajo en mi pasión, la búsqueda de soluciones y de respuestas. Cuando estas preocupaciones son profundas. Las llamamos metafísica. Cuando hay que inventar una solución práctica, me gusta la ciencia
Esta entrada fue publicada en conciencia planetaria, lumbreras del pensamiento. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Nueva política

  1. memo dijo:

    Estoy de acuerdo contigo, faltaría desde mi punto de vista la parte ética, saludos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s