Los Testículos


Capítulo V

Plazoleta, el barrio Fantasma

Los hermanos Hillen

plazoleta de daniel stack

Los hermanos Hillen son blancos y rubicundos aunque tienen facciones africanas y el padre de ellos, con herencia guaraní, es hijo de una hermosa aventurera árabe.

Los gemelos se visten de la misma forma y nunca se separan. Por eso les llamamos “los Huevos”. Habían estado rindiendo muy bien en los trabajos de conexión mental, correo telepático y experiencias de sueño compartido. Pero, de un día para otro, se rayaron.

-Una vez me metí en la cabeza de los Huevos cuando todavía no existía el grupo Reproductores –me explicó Lalo, en uno de sus despegues –comprendí que viven en continua empatía. Carecen de individualidad única, mantienen una doble identidad compartida, son como los ojos, dos, pero comparten una misma panorámica.

Los Hillen parecían buenas personas hasta que se asociaron con el sexópata de Vergara y formaron el famoso trío “Los Reproductores” elevando las cifras de embrionazo (como se le denomina a este nuevo tipo de embarazo inicial y final) y natalidad entre las Hermanitas Parturientas del centro religioso lindero, hasta la exageración.

Por lo general los hermanos Hillen se amparaban en las últimas leyes surgidas tras El Lanzamiento de las Gomas, en el 89 (que provocó las masacres encubiertas del año 90 en lo se denominó La Guerra de las Cartucheras) Como digo, ellos se protegían en estas nuevas disposiciones para faltar a las clases sin ninguna necesidad.

Recordemos que la vigente Ley Orgánica de Planck proclamada hace pocos meses, en uno de sus puntos, establece que la expulsión de un alumno sólo puede ejecutarse siempre y cuando hubiere un cese absoluto en la concurrencia. Aun así la expulsión no era definitiva si se tramitaba una buena justificación; ésta debía ser expedida oportunamente, ante escribano, médico o cualquier autoridad capacitada y sellada con las huellas de al menos cuatro testigos analfabetos (Generalmente se empleaban las dactilares de los zombis, perfectos desconocedores de la cultura y el lenguaje escrito) La vía al despido o expulsión absoluta era casi imposible.

Este problema de hiper-protección al estudiante fue creando una tendencia maternal hacia los jóvenes por parte de las hermanas del Convento de Aquís, desajuste que se catalogó como el instinto desenfrenado que las llevó al incesto mamal.

-La excesiva actividad sexual de las monjitas despertó la ola de violaciones mentales –subrayó Marucho –los manipuladores de cabeza son también manipulados por sus propios instintos. Tanto es así que los propios “Huevos” fueron los que más movieron las cosas para el asentamiento definitivo, con personalidad jurídica y todo, del Club Masturbyte en una de las alas del Planetario.

Algunos especuladores de la prensa, más imaginativos que yo, afirman que los Reproductores son infértiles y que los bebés son descendencia de los Iluminados ¿Seres de aquí o de otros mundos? ¿Buenos o malos? ¿Peligrosos? ¿Villanos poderosos?

-Se supone que a estas alturas ya no estamos presos de temores y conceptos tan primarios –señaló el acreditado Dr. Genhúmano cuando se le hizo una pregunta al respecto –La abrumadora actividad sexual de las fieles está claramente disculpada en el rol pro-vida que les ha tocado en suerte.

Pero lo cierto es que saltaron contradicciones bien sospechosas que no podían atribuirse a ningún tipo de fecundación terrestre ni extraterrestre. Por ejemplo, llamó desagradablemente la atención el empleo del sexo oral e incluso anal en las cámaras de apareamiento ¿Qué disculpa podía existir en estos casos?

-No se pueden descartar los problemas a la vista –acotó el Reverendo Gil, dejándonos a todos anonadados –actos tan abominables pueden acontecer simplemente por mala puntería.

Estos desacatos, todos ellos, aborrecibles ante la doctrina de Aquís y, al menos, desordenados a los ojos del conglomerado científico debilitaban la fe aquistina. Las hermanitas se fueron acercando al límite de lo prohibido en su divina Ley de las relaciones interpersonales y los “cipiantes” comenzaron a fluctuar a la casi única acción considerada trasgresión civil y militar: entregarse a los SP (sentimientos prohibidos) señalados en la Tabla de Hosse.

Pero esta pandilla de los Hillen y Vergara (que las religiosas denominaron la Bendita Trinidad del Río de la Plata), asistidos por el apoyo espiritual del convento y enardecidos por la calenturienta dieta afrodisíaca sustraída por el Dr. Genhúmano de nuestro Templo,  alternaban en esta vida intermitente, ascetismo y desborde, misticismo y escepticismo, arrogancia y temor.

Los Huevos fueron rebautizados como Huevos Caídos o “fetos de gallina” después de que Lerena los mandara a primeros auxilios como resultado de una riña que derivó, además, en la internación clínica de varios hemofóbicos presentes en el violento episodio.

Del  propio Departamento de Estadísticas, que al principio apoyó a Lerena, salió una publicación masiva de manifiestos contra el haremismo, poligamia incontrolable en que se viciaba esta nueva libertad: “Los Hillen, cuando tengan cuarenta años, sin contar con la descendencia del prolífero Vergara, llegarán según proyecciones computarizadas en el convento, a la cifra de 29 200 hijos de vínculo directo e inmediato sobre la base de 4 concepciones diarias ejecutadas por ambos individuos durante un período de 20 años ininterrumpidos.

Me atrevería a decir, sobre el futuro generacional de los Hillen, que estas cifras se van a quedar bastante cortas porque las proyecciones no tuvieron en cuenta el sistemático “Olvido del condón” que ha afectado a los divinos vientres a sólo 15 años de la terrible infección de SIDA. El departamento de control supone que la descarada búsqueda del placer por el placer, que caracteriza a nuestros Reproductores, a contribuido a este repentino desinterés por el preservativo que parafraseando a Vergara: “responde a la sublevación del sexo fuerte contra el empaquetamiento, plastificado y amordazamiento de su miembro viril”.

De momento las proles de los Hillen, Vergara, y alguno más que anda de incógnito sembrando hijos, colma los patios y salones de nuestro instituto a la espera de las enormes incubadoras que retoman el proceso de las matrices religiosas.

Los bebés, nenas todas, con excepción de los varoncitos (llamados también “conejitos de las indias”), nacen en el momento de salir del vientre. Van asomando unos primero y otros después para que las comadronas puedan atenderlos a tiempo. Esto sucede casi continuamente excepto cuando cesan los partos dado que no hay pariciones todos los días. Lo más notable, sin embargo, no es el parto propiamente dicho sino la inoculación anterior y la reimplantación del feto.

-La fecundación se produce normalmente, pero pueden haber varias fecundaciones en un mismo día en la misma mujer –explicó Genhúmano después de los sucesos del 2 de Noviembre.

Los óvulos fertilizados eran llevados a las incubadoras de la Zona E y allí se aceleraba el proceso; finalmente eran reintegrados a la matriz para efectuar un parto prematuro con apenas tres meses de embarazo y el vientre descansaba tres meses más y era inoculado de nuevo.

Los ecólogos del Centro han aprovechado esta circunstancia para implementar terapias entre criaturas en el disfrute de la dulzura que mana por los espacios verdes donde las felices madres y nodrizas se despiden de sus lactantes Hillencitos, huevitos, órganos pequeños y colgantes, muchos mellizos o siameses, pegados, calvos, despeinados, los prematuros testiculitos y otros más enérgicos Vergaritos.

Acerca de INTEGRACIONISMO

Trabajo en mi pasión, la búsqueda de soluciones y de respuestas. Cuando estas preocupaciones son profundas. Las llamamos metafísica. Cuando hay que inventar una solución práctica, me gusta la ciencia
Esta entrada fue publicada en ficción, Plazoletismos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s