El sueño de la voluntad


Análisis sobre la sensación de voluntad

Quisiera tratar en este artículo acerca de la voluntad. Un tema delicado y complejo que requiere mucha precisión y pedagogía en tanto toca los estímulos del ser humano y, en cierto sentido, lo que se llama la finalidad del hombre en la tierra.

– ¿Quiere decir que, si nos convencemos de que no tenemos voluntad, podríamos ser menos perfeccionistas, menos respetuosos, menos productivos?

– De hecho esta reacción es común cuando no se ha entendido bien el asunto.

– Pero…¿Cómo sería esto entendido?

– Un buen paralelismo puede verse en la dinámica del juego, en el mundo lúdico, en lo que llamamos universo recreativo…

– Sí, es verdad, los juegos no son del todo ciertos y no se pierde la pasión por ellos.

– Cierto. Los juegos de azar proponen, sin embargo, serios retos al cálculo y a la memoria, se trata entonces de un juego que se toma muy en serio.

– ¿Esto… se parece a la vida?

– Existen muchas teorías diferentes que coinciden en la ausencia de una voluntad absoluta en el quehacer humano. Pero se trata de una cuestión que puede llevar a conductas poco responsables, sobre todo cuando no se ha explicado o entendido bien el mensaje.

Y se dice también que la cuestión de la voluntad es un problema peligroso de tratar porque, en una época como la actual, debido a los adelantos en la genética, en la psicología y en otro millón de ciencias por el estilo, no cuesta nada descreer de ella al contemplar los milles de factores inconscientes intervinientes en una opinión personal.

La creencia en la voluntad ha venido decayendo mientras se descubre cada vez más que somos el resultado de determinantes no elegidos.

Aun así, esta cuestión merece un sondeo más detallado ya que una mención de las conclusiones sin un desarrollo nítido puede conducir efectivamente al caos social.

Vamos a abordar esto desde el principio, desde donde más conviene, desde el terreno seguro y lógico, ya que el ponerse a pensar significa haber apostado por esta iniciativa, por este camino racional donde se conjugará experiencia, cultura, intuición…todo ello en un campo ya caminado por los filósofos y pensadores de la historia.

¿Qué se entiende por voluntad?

Admitiremos, en primer lugar, que no se puede hablar de voluntad relativa de la misma manera que no sería válido referirse a una “libertad condicional” ya que son estos diferentes grados de encarcelamiento y nunca grados de libertad porque se es plenamente libre o no se es libre.

También diremos que se tiene voluntad absoluta o no se tiene voluntad en absoluto.

“Soy libre de saciar mi sed pero no soy libre de sentir sed”. La persona es el resultado de sentir cosas que nunca eligió. No hay un menú donde uno elija la personalidad que uno tendrá y que condicionará todo “nuestro” tiempo. El personaje no es libre de ser así, como aparece en la obra.

Voluntad absoluta es, dicho en forma clara “poder hacer lo que quieras”. Voy a abundar en este tema a los efectos de dejar claro el absurdo de esas conductas depresivas, autodestructivas, poco conscientes del proceso y que tras adoptar o dilucidar la ausencia de una voluntad en el ser humano se tira a la “bartola”, a la delincuencia o al desenfreno.

En lo que viene detallaré ciertas diferencias al revisar entre los que no admiten la voluntad en la existencia del hombre y los que no admiten la existencia del hombre y por eso tampoco lo primero.

No es lo mismo decir que el hombre no tiene voluntad a decir que lo que piensa no es un hombre sino lo que llamamos un estado de conciencia, un proceso que vive desde la sensación de ser humano, con “la cámara web” encendida por la vigilia, desde los sentidos, una emisora del mundo, fuente proyectora de lo que se lee en el jeroglífico de la vida.

Entonces habría que preguntarse qué es esa sensación de estar, de ser, de elegir…una sensación donde la conciencia plena de sí naufraga en la sospecha de ser algo que en realidad no es.

Tampoco estaría bien decir que el hombre pierde al hombre en su totalidad, que desaparece sin quedar nada de él, más bien queda contenido en una realidad superior donde se explica mejor, no ya como un individuo sino como una cultura, una corriente: Un Ser colectivo.

No es lo mismo hablar de una falta de voluntad en el hombre a comprender que no hay un hombre, en la verdad, no hay un titular que eche de menos una de sus propiedades. Que éste es una hipótesis “pintada en los colores” de la vida orgánica, no es dueño de sí, no es más que un icono para el desenvolvimiento del juego.

– ¿Una realidad desde la conciencia y con una consistencia lúdica?

– Sí, la conciencia juega a esconderse de su propia naturaleza.

– ¿La conciencia es libre en el Ser?

– La libertad es un concepto no válido fuera del error.

– ¿Por qué? ¿ No es un atributo del Ser?

– No tanto, porque libertad, así mismo la voluntad, etc. implican la necesidad de elegir, optar, decidir y ese tipo de situaciones se da sólo en un estado limitado de conciencia, en una realidad con sensación temporal y sin una conciencia de lo simultáneo.

– Ah, el problema radica en la necesidad de elegir …

Dios está en todo no necesita elegir entre un camino u otro porque los transita todos al mismo tiempo.

– Pero… ¿Conoce lo que es transitar un sendero, con hambre, cansarse y ver caer el sol del otro lado?

– ¿Lo has vivido tu?

– Muchas veces

– Pues Él siempre está en tí viviendo lo que de su perspectiva Trascendente no puede vivir

– ¿Qué significa perspectiva trascendente?

– Que está más allá del marco existencial

– ¿Marco existencia, qué es eso?

– El espacio y el tiempo, el dónde y cómo, el ritmo a que se vive la vida.

– ¿El espacio tiempo son el marco donde se sitúa el lector de la vida?

– No, estas dimensiones están implícitas en la velocidad y capacidad de lectura del ser existencial, la dinámica de la conciencia del Ser recrea un universo con una fracción de los datos implicados.

-¿Y los otros datos?

– En cierto sentido los pasa por alto en la lectura

– Ah, ahí es donde están los famosos vacíos, ahí y en ninguna otra parte…

– Se reflejan luego en todo lo demás, pero… es cierto, en los otros sitios son reflejos de estos vacíos en la lectura.

– ¿Un defecto virtuoso?

– La sensación de límite es una riqueza en el Ser. Todo el Universo sensible implica este encubrimiento de información.

Admitiendo la no “esencia “ de la identidad…¿Qué sería entonces la sensación de voluntad?

Al parecer todas las sensaciones tienen un mismo origen: La no mención de datos. Toda lectura desde una falta de datos tendrá, en el terreno del intelecto, varios vacíos.

Entre lo que se lee y lo que no se lee se admite un universo que, obviamente, será inconcluso. Toda la lectura estará contaminada de un error constante y proporcional a la velocidad y capacidad de proceso de datos.

Cuando un aparente ser individual, con aparente voluntad, desea y se propone algo que logra entonces podríamos decir que su mérito consistió en presentir lo que iba a lograr, desear lo que iba a pasar, eso sería un lectura “inversa” de la fuerza de voluntad.

Voluntad satisfecha: Desear lo que va a pasar

Aunque no lo parezca, si un alpinista decidió llegar a la cima del Everest es porque sigue un camino de mínima acción al que no puede resistirse. Eso es la vocación.

El esfuerzo de llegar a algo, cuando se logra, ha sido sensación de esfuerzo en una individualidad. En apariencia se llevan adelante sus propósitos pero lo cierto es que el deseo o voluntad como resultado único del libre albedrío no existe, no es el personaje el que decide en la obra y ni siquiera su autor.

Se sabe que la dependencia entre voluntad y libertad existe en tanto que la voluntad es el aspecto práctivo de la libertad.

– ¿Cómo se explica el empeñoso que se propone algo y lo consigue?

– Tiene una idea borrosa de lo que hará e interpreta, desde esta lectura en tinieblas, en lugar de “lo que va a pasar”, “lo que quiero que pase”.

– ¿Así que el individuo lee lo que va a suceder, se adelanta a lo que está por acontecer, pero no alcanza a saber que es ya ineludible y que nada tiene que ver la voluntad ahí?

– En efecto.

– ¿Algún ejemplo para recordarlo y explicarlo mejor?

– Sí. Napoleón tenía frente así la inevitable realidad del Imperio Napoleónico solo que, desde su percepción parcial, este verdad se captó como la voluntad de vencer, el deseo de lograrlo y la capacidad de llevar a cabo tales deseos.

– ¿No se ha elegido acertar…?

– La individualidad es una sensación porque la voluntad es la coincidencia de desear algo que va a suceder.

Frustración: Desear lo que no va a pasar

Cuando se cree tener un deseo, se apunta débilmente hacia algo que no se consigue…

¿Qué pasa con la predicción?

¿Por qué se habla de voluntad débil si no la hay?

Así como la lectura distorsiona lo que hay y un individuo cree ser solo eso y tener capacidad de resolución, de elección y de decisión, también puede leer mal el mensaje de lo que va a suceder y a su vez una mala interpretación de los fines o propósitos personales que no coincidirán con lo que va a pasar.

– Esto es un poco difícil de entender ¿Quién es que lee otra realidad en lo que hay?

– Siempre hablamos del Ser Único.

– ¿No es solipsismo? Es decir la locura de creer que solo existo yo y lo demás es mentira…

– No, porque en este caso no se trata de un ser sino DEL SER.

– ¿Cómo se genera el deseo de alcanzar algo que nunca será alcanzado en ese SER que es pero no se sabe único?

– De la misma forma que un sueño extraño, exótico, surrealista en el que un durmiente sueña… que es una abeja que quiere llegar al cielo a beber el néctar de la rosa azul.

– ?????

– El soñador no es abeja por lo que su voluntad como abeja es un sueño y responde a una ignorancia primera: No es abeja.

– ¿Habría más ignorancia involucrada en este caso?

– Toda la realidad surge de una ignorancia-experiencia del que sueña, mientras sueña, tampoco la rosa azul existe fuera de la dimensión soñada.

– Bien, sigamos entonces con el ejemplo.

– Sí. La abeja del sueño anhela, sin ser abeja en realidad, lo que significa el eje del sueño: beber el néctar de la rosa azul para lo cual se propone volar hasta las nubes.

– Todo en un orden de irrealidad…

– Es totalmente real dentro del sueño y podrá, en el mismo, encontrar leyes aparentes dentro del sueño, como la dificultad de llegar tan alto.

– ¿Cuál es el mensaje que el durmiente, desde su perspectiva de abeja, interpreta como “voluntad” y “frustración”?

– Se frustra su propósito, entonces, es decir, ya el sueño contenía el fracaso del aparente propósito de la abeja.

– ¿Cómo es que la realidad soñada es tan convincente?

– Cuando el soñador apaga ciertos decodificadores de lo que hay se forma una realidad falsa, inflada en los datos ausentes y los otros parciales. Como resultado de tal lectura parcial la percepción de lo que hay será una percepción degradada de lo que verdaderamente hay.

¡El Parece Ser!

– Sensación de optar entre lo que se quiere y lo que no se quiere es ya una demanda del sueño, de la limitación, de la “prohibición” aparente de tener que tomar partido por uno del los caminos posibles, que en el Ser son acto y en el “Parce ser” potencia.

– En pocas palabras, abeja, nubes, rosa azul, propósito y néctar son una idea interna del soñador que contiene, en la somnolencia, los pilares de una realidad “aparecida”.

– ¿Cuáles serían hoy nuestras rosas azules?

– Los deseos más representativos de las ansias de poder del ser humano: El dinero, los placeres, la fama…el néctar de la vida

– ¿Y esta vida es entonces una tentativa de saber con escaséz de datos? ¿Un cálculo desde la incertidumbre hecho por alguien que lo ha olvidado a propósito para jugar a resolverlo y vivir, momento a momento la experiencia de Dios?

– Exacto, una realidad fenoménica que se recrea en la ignorancia que tiene el ser de su sabiduría o en el conocimiento sublime de su desconocimiento.

Acerca de INTEGRACIONISMO

Trabajo en mi pasión, la búsqueda de soluciones y de respuestas. Cuando estas preocupaciones son profundas. Las llamamos metafísica. Cuando hay que inventar una solución práctica, me gusta la ciencia
Esta entrada fue publicada en daniel stack, Integracionismo, psiquismo de la no materia. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El sueño de la voluntad

  1. Carolina dijo:

    Me gusta… es muy bueno.

    Un beso
    Caro

    • danielstack dijo:

      Me alegro de que te haya gustado Carolina, siempre valoro tus tu opinión máxime sabiendo de tu cuantiosa experiencia entre los textos de la web tanto como redactora como en otros trabajos del tratamiento de contenidos.

      Un beso grande trasandino y saludos a tus seres queridos.

  2. gissel dijo:

    Se habla mucho en educación sobre la voluntad inexistente de los alumnos.
    Si se trata de los sueños y de las lecturas incompletas o parciales de la realidad
    que el el niño ha hecho de su entorno, con razón estamos fallando en la práctica educativa.
    No podemos esperar que sueñen con algo que no conocen…..
    Entonces, lo que queda es enseñar hábitos mediante el control permanente y muy cercano del ser. Esto, para corregir posibles alteraciones en el comportamiento requerido para una pacífica convivencia.
    Esparcir el conocimiento democráticamente, poniendo énfasis en el desarrollo de hábitos para una convivencia pacífica, comprometida y participativa. Como consecuencia, habremos contribuído al desarrollo de seres libres, soñadores y permanentes buscadores de información para acercarse a la verdad……………….Tal vez, allí se pueda ver “la voluntad” que estamos dando por desaparecida.
    Me hiciste pensar Daniel….y……todavía sigo con ideas dándome vueltas…..

    • danielstack dijo:

      Tienes razón, Gissel, tu comentario ha dado en un punto neurálgico. La educación actual supone que debe reforzar la personalidad, autonomía, independencia e individualismo sin llegar a ser un elemento social disolvente. Pero lo cierto es que ese equilibrio imposible trunca o enlentece el desarrollo cultural global.

      Se sabe que las aparentes partes de un sistema, en verdad sin partes ni vacíos, logran un trabajo excelente cuando están bien comunicadas y coordinadas entre sí.

      Por ejemplo, se conoce que cerebros superdotados no son más grandes que los otros sino que las relaciones y comunicaciones entre las neuronas son más densas, más estrechas y mejores. Dicho de una manera más burda, las neuronas de un genio consevan entre sí un diálogo y flujo tan sano que se desdibuja, desde la perfección de sus funciones y en virtud de ésta, la individualidad de la neurona, no tiene sentido este concepto aquí.

      En los grandes números se pueden hacer aproximaciones estadísticas bastante justas. Así vemos hoy los resultados sociales de forzar a la persona, a vivir en función a una independencia y autosuficiencia que no tienen nada que ver con la libertad ni con la verdad de las cosas..

      En efecto, la cultura intenta modificar, ampliar y potenciar el espectro parcial del niño, su personalidad, hacia el conocimiento de la verdad, pero esta senda no termina nunca, si solo transitamos por el largo camino del saber científico, empírico, dependiente de la exploracón “hacia afuera” y de la demostración ante unas lentas graduadas especialmente para la distorsión d elo perfecto.

      Abrazo grande , Gissel, y felicitaciones por estar entre pueblo pensante y no durmiente, cuestión que no es nada fácil teniendo en cuenta la alienación cultural que el sistema de empresarios sigue sosteniendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s