Colapso energético


Crisis mundial de energías

La realidad del problema energético mundial es un tema de capital importancia que está afectando a la humanidad entera y que, sin embargo, no se ha dimensionado como debería, en el marco de la opinión pública.

Entre la continua hipocresía gubernamental de fingir la democracia, las retenciones de información fidedigna y los vacíos que quedan reclamando hipótesis, la población no solo no gobierna sino que además no sabe de su ausencia en las políticas del panorama social y económico.

Otros “se abren” del tema con la estúpida excusa del “no se puede hacer nada” o simplemente tienen una sensación de “ir ganando” en este juego, pero lo cierto es que nadie gana de verdad en esta carrera “con la venda puesta”, sin una noción común y fundamental, una intervención de la sabiduría en los campos de la ética, de la razón y del pensamiento místico donde se hace necesario un consenso social, que no reprima pero que eduque a la conclusión más coherente: una cosmovisión en la que todos se sientan cómodos y a partir de la cual organizar las actitudes del ser humano.

En este escenario del fragmento, del “cada carancho para su rancho” y de “lo tuyo es mío y lo mío es mío”, la crisis energética viene mostrando sus dientes con las invasiones angloamericanas contra Oriente Medio, de la mano de los gobiernos Bush, grandes accionistas de las petroleras, por cierto, luego de ese “sospechoso atentado” a las torres gemelas que fue una excelente oportunidad para invadir Afganistán que controlaba el paso del gas y la producción de heroína.

Todo este alboroto es consecuencia del agotamiento de reservas de crudo como efecto del crecimiento del consumo. En 40 años no habrá petróleo y esto se agrava en tanto las otras fuentes de energía alternativa no alcanzan a cubrir, ni mucho menos, el consumo energético que nuestras industrias y ciudades requieren.

Las medidas tomadas, lejos de solucionar el problema, se dedican a intentar ahorros, restringir a la población y a las fábricas su gasto energético a expensas de las mermas en la producción.

Mantienen la tensión, la guerra, oprimen la producción, restringen a la población, etc., cuando lo que debería hacerse es incentivar la búsqueda de soluciones científicas, reconvertir la mecánica de los motores y apostar a la concreción de fuentes de energía sanas y poderosas, como la fusión de átomos de hidrógeno, el proceso que ocurre en el seno de nuestro sol.

Acerca de INTEGRACIONISMO

Trabajo en mi pasión, la búsqueda de soluciones y de respuestas. Cuando estas preocupaciones son profundas. Las llamamos metafísica. Cuando hay que inventar una solución práctica, me gusta la ciencia
Esta entrada fue publicada en conciencia planetaria, psicologia social. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s