El vacío. Parte 3


Artículos anteriores:

El vacío. Parte 1
El vacío. Parte 2

espacio y tiempo

lugares de poder

Cuando en la primera parte de este análisis sobre el vacío mencionamos, como términos de significado muy cercano, muy similar, aunque con algunas diferencias:

“vacío material”, “nada”, “inexistencia”, “imperceptibilidad de algo”.

A lo largo de estos capítulos hemos podido distinguir un vacío aparente, como base y sujeción del concepto de “la nada”, en contraposición de la idea de un vacío absoluto, una nada total, un verdadero hueco vaciado de todo.

La nada, es un ente intelectual, es decir que se llega a su imposibilidad mediante la lógica.

  • “La nada no existe porque si existiera ya sería algo y no sería nada”
  • “Nada sale de la nada”
  • “La nada, nada es” “Nada es la nada”
  • ¿Pero de dónde es que traemos la idea de la nada?

    Así como vemos que hay una burbuja y tras explotar ya no la vemos, asociado a esta forma de distinguir los objetos materiales, la presencia y ausencia de estas cosas generan la sensación de la nada o el vacío.

    Decimos “no queda nada de pan” es decir de algo que antes percibíamos “que había y ahora no hay”. Pero detrás de la palabra nada debe venir…de “tal cosa”: nada de pan, nada de nuevo, nada de que asustarse, nada que celebrar, nada que comer, nada que decir…

    Nuca es “nada de nada”, absolutamente nada, porque el sustantivo “nada” hace referencia a la falta de algo, a la abstracción de lo que estaba o podría estar ahí, un “nada de algo” y nunca una “nada de nada”.

    Llegado a este punto podría decirse que un vacio material es la porción de espacio donde los sentidos no alcanzan a percibir presencia material alguna, como el interior de un globo inflado.

    Pero el vacío aquí no significa necesariamente inexistencia, sino más bien no percepción o la imperceptibilidad de algo.

    La imperceptibilidad de algo se comprueba cuando se percibe un  nuevo fenómeno. Nuevo porque recién se descubre ya que siempre estuvo solo que a partir de su descubrimiento pasa a ser considerado entre las cosas existentes.

    Así es que podremos poner estos fenómenos recientemente captados, como las ondas electromagnéticas no visibles (Rayos x, rayos gamma, microondas, ondas de radio, de tv, infrarrojos, radiactividad, emisiones de otro tipos, etc.) en la colección de un “vacío material”, un conjunto de lo no perceptible, solo que ya comprobado por los aparatos aunque invisible al ojo humano.

    Al parecer, la observación vuelve a ser crucial aquí. Ya no es la observación llamada “natural”, la del órgano sensorio ocular, la que interviene aquí o, al menos: Es la mirada de los contadores geiger, de los radares como las antenas usadas por Penzias y Wilson cuando detectaron una radiación de fondo de 3 grados por sobre el cero absoluto, una constante lluvia de calor que se interpreta como un residuo de las altas temperaturas desarrolladas durante el Big Bang.

    Esa misma lectura científica del cosmos le da  al universo una vida de 15 mil millones de años. De eso habla el prodigioso matemático y astrofísico que habla mediante un sintetizador de voz.

    ¿Pero de qué universo está hablando Hawking en su “Historia del tiempo”?

    No puede él mismo evitar la pregunta desde su clásica visión causal de las cosas: ¿Para qué se molesta en existir el universo?

    Por otra parte todos preguntan:

    ¿Y antes del Big Bang?

    Antes no había tiempo ni espacio, porque estos marcos son expansión universal y conciencia del observador sobre lo observado. El tiempo, según esta visión existe liado al desenvolvimiento en la distribución de materia y energía en un espacio que también va ligado a esta evolución.

    Pero… ¿Si no hay espacio, fuera de la expansión de la gran bomba cósmica?…

    ¿Dónde se expande el espacio y que ocupa el tiempo para aparecer?

    Nuevamente se sobrepone la concepción Integracionista, a estos cabos sueltos, mediante la noción y la certeza de la conciencia como información de la información. Le llamo a esto: yuxtaposición de datos, por lo tanto información revisando información. La conciencia es la única “esencia” capaz de prescindir del espacio-tiempo.

    Todos los fenómenos que estudia la física tienen una estrecha dependencia del espacio y del tiempo y sus fórmulas matemáticas se definen con gráficas y funciones de “x”, donde “x” es tiempo, la mayor parte de las veces. El espacio viene implícito en otras mediciones que determinan “y”.

    La información, en este sentido, recorre un camino inverso a la materia y es lo que el teólogo francés, Theilard de Chardín, llamó la “ley de concentración”. La información se guarda en espacios cada vez menores, y, cuando se trata de fotónica, en lugar de electrónica, esta independencia del espaciotiempo va a significar otro de los saltos más notables de la conciencia del Ser último, verdadero protagonista de esta odisea atemporal aunque sensorialmente perceptible en espaciotiempo.

    Al parecer, el espaciotiempo es un formato, una plataforma donde se sucede una lectura de eventos con pistas de lo que hay en todo el mapa, pero faltan pista, tantas que el mapa puede convertirse en una verdadera trampa para los que no saben leer los vacíos como llenos.

    Aprender a leer con los vacíos es decir:

    El universo es lo que veo más lo que no veo. Ser conscientes de que hay un colectivo detrás de nuestros instintos, gustos, deseos, voluntad ficticia…

    Pero…

    ¡Cuánta riqueza en la incertidumbre de los vacíos intelectuales que inflan la sensación de imperfecciones clonadas hasta el infinito!

    Espejismo y gran evidencia de que las matemáticas se pierden entre dos espejos: El infinito.

    En este mismo hilo, Integracionismo, ha encontrado una constante para decodificar durante la lectura de la vida  (conciencia sobre la información del propio Ser) teniendo en cuenta el aporte de la falta de datos.

    Saber que “lo que no hay” delimita, define y le da realidad a “lo que hay”. Muy pocos se dan cuenta que es el espacio “vacío” que rodea al elefante el que le permite manifestar su particular forma paquidérmica: su forma de elefante.

    Algo parecido a eso de que “un silencio puede hablar” o cuando dicen que no contestar una pregunta puede esconder la respuesta.

    El recorrido inverso y los caminos de mínima acción, son ejercicios y saberes a su vez enriquecedores sobre todo porque incrementan el aprovechamiento de grades vacíos en su reinterpretación de llenos, es una descubrimiento ya descubierto, es decir, es un reconocimiento de lo que todo en todo sabe y se sabe.

    También la información, como lectura y texto (figurativamente), como la observación, observador y observado, compromete la velocidad de lectura, algo a saber, que involucra el tiempo.

    Lectura de datos y proceso de datos puede ser más rápida o más lenta. Puede tener más vacíos o menos. Pero los mecanismos de la conciencia hasta ahora, no contenida en un cuerpo físico, porque la realidad de lo físico hasta aquí está en suspenso, así que hablamos de la conciencia como procesadora de datos y con un natural o una propiedad de ordenar datos y generan estructuras con ellos lo más lógicas posibles.

Continúa leyendo: El vacío. Parte 4

Acerca de INTEGRACIONISMO

Trabajo en mi pasión, la búsqueda de soluciones y de respuestas. Cuando estas preocupaciones son profundas. Las llamamos metafísica. Cuando hay que inventar una solución práctica, me gusta la ciencia
Esta entrada fue publicada en investigación cienctífica, psiquismo de la no materia y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El vacío. Parte 3

  1. Pingback: El vacío.Parte 4 « Integracionismo Daniel Stack

  2. Pingback: El vacío. Parte 2 « Integracionismo Daniel Stack

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s