El vacío. Parte 1


Noción de vacío La noción de vacío cobra importancia crucial en la comprensión INTEGRACIONISTA. Pero siempre debe dejarse claro que el nombre integracionismo no viene sugerido por la idea de integrar algo que está efectivamente atomizado sino que se desprende de la siguiente máxima: La fragmentación no es posible sino como una consecuencia de la ausencia de datos, es decir, como una sensación de separación dentro de un núcleo inseparable. Examinaremos con detalle el significado de los conceptos “vacío material”, “nada”, “inexistencia”, “imperceptibilidad”, porque ellos son los que le dan realidad al mundo de las sensaciones. En los vacíos espaciotemporales es donde existen las cosas materiales que pueblan el mundo cotidiano. ¿A qué llamamos vacío entonces? Por lo general nos referimos a la ausencia de algo o de alguien: …lo que haría porque estuvieras tú conmigo…lo que haría…por no vivir así, vacío… La ausencia o la falta de una presencia, el hueco que queda donde antes estaba un sujeto o un objeto, ese lugar que puede ser llenado por algo concreto. Pero existen muchos elementos, objetos, construcciones, que tienen razón de ser gracias a un vacío que les permite sean útiles. Estos vacíos fueron huecos naturales, al principio, moradas improvisadas como las cavernas formadas por la erosión de agentes atmosféricos; otras formas de hondonadas aprovechables sin intervención humana son los recipientes accidentales como los charcos, el propio huevo y frutos como el coco, buenos  ejemplos de recipientes capaces de transportar un contenido interno. En este sentido, la interpretación que los orientales tienen del vacío es una visión muy optimista en tanto comprende que hay una utilidad fundamental en los espacios vacíos para el desarrollo de la vida: La casa debe estar vacía para alojar a sus ocupantes, sus muebles y pertenencias. El vaso debe a su hueco la utilidad que tiene. Son los silencios los que permiten el espacio inteligible entre cada palabra, cada nota necesita de una pausa, de una pequeña ausencia, de un cero, para riqueza de la matemáticas, de la ausencia de señal en informática, ausencia que es señal. Este atributo de la ausencia de señal convertida en señal es el que lo separa, toda forma manifiesta de vacío, del concepto de vacío absoluto, algo que no tiene sentido y se autodefine como imposible. Pero en tanto más investigamos la naturaleza de esos espacios en blanco más aun comprendemos que no estaban ahí sino como un recurso de ordenamiento mental o, terminan  siendo resultado de la cortedad de alcance de los instrumentos de medición disponibles en el experimento. Esto se puede constatar verificando la velocidad a la que ha crecido el universo sensible en los últimos 150 años. La evolución tecnológica ha cooperado en tanto se han elaborado instrumentos de medición muy sofisticados. Esto significa que han aumentado la sensibilidad de nuestros sentidos naturales millones de veces hacia “adentro” de la materia y hacia “afuera” del planeta tierra. El resultado de este escrutinio que detecta cargas, masas, temperaturas, radiaciones de fondo, además de diferentes ondas electromagnéticas, viene dando como resultado, en el mundo de la astrofísica, una sobrecarga de partículas materiales y energéticas donde se creía que no había nada, que estaba vacío. Se sabe que al principio, cuando la química no existía y no se hablaba de los gases que constituyen la atmósfera, se pensaba que el aire era el vacío donde se movían las cosas existentes a través de él. Pero en el siglo XIX, época en que emergieron diferentes disciplinas regidas por el método científico, de la mano de Lavoisier siguieron los descubrimientos de los gases, nuestro “vacío” atmosférico, que aparecerán detalladamente en forma independiente en la Tabla de los Elementos Periódicos de Mendeleiev y en función de la presión y la temperatura. De hecho todos los elementos pueden presentarse en cualquiera de los estados de la materia. Así es que a determinadas presiones y temperaturas cualquier objeto o sujeto puede “desaparecer” de la pantalla sensorial humana, si sus masa pasa  a un estado gaseoso.

Resultó que los vacíos dentro de la materia eran tan grandes que la física atómica, que también venía emergiendo, hizo famoso el término vacuidad de la materia, donde resultaba que la masa en el átomo era infinitamente pequeña y los vacíos muy grandes. Vacíos similares a los que distancian los planetas. Tanta similitud encontraron los científicos entre la estructura interna del átomo y el cosmos que Rutherford postuló su modelo planetario del átomo donde el sistema solar servía como modelo análogo: Un núcleo alrededor del cual se movían los electrones implicaba el centro de un sistema mecánico con posiciones y velocidades durante la evolución de su recorrido orbital. Por deducción vemos que todo movimiento necesita alguna forma de espacio vacío por donde se desplaza lo que se mueve en él. Parece improbable observar movimiento prescindiendo del espacio-tiempo, porque velocidad es precisamente una magnitud que mide desplazamiento sobre tiempo. Pese a la abundancia de vacío, la experiencia viene demostrando que él mismo es resultado de la ignorancia. No saber, no intuir, no percibir algo “lo hace desaparecer” del mundo de la vida real. Así puede ser que no haya vacío alguno y que los cabos sueltos sean vacíos intelectuales, datos escondidos a la conciencia, espacios sin signo donde la conciencia, lo llena con alguna hipótesis. 7 + a = 10 1) 7 + 1 = 8 (si a=1) 2) 7 + 2 = 9 (si a=2) 3) 7 + 3 = 10 (Lectura correcta donde a=3) 1, 2, 3 ensayos donde se le dan a “a” valores arbitrarios y las conclusiones no cierran para los dos primeros ensayos. Los vacíos en la conciencia del ser generan mundos hipotéticos concretados, impresos ya por la evolución de las especies: La realidad sensible ¿Qué son los vacíos en la interpretación de lo que hay? ¿Cómo surge el universo parcial y físicamente perceptible? ¿De qué manera la ausencia de información recrea la existencia? Esto lo veremos en la segunda parte donde podremos entender la estructura existencia, el tiempo y el espacio a partir de vacíos en la lectura que la conciencia hace de lo que “ES”.

Acerca de INTEGRACIONISMO

Trabajo en mi pasión, la búsqueda de soluciones y de respuestas. Cuando estas preocupaciones son profundas. Las llamamos metafísica. Cuando hay que inventar una solución práctica, me gusta la ciencia
Esta entrada fue publicada en Integracionismo. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El vacío. Parte 1

  1. Pingback: El vacío. Parte 2 « Integracionismo Daniel Stack

  2. Pingback: El vacío.Parte 4 « Integracionismo Daniel Stack

  3. Pingback: Realidad obligada « Integracionismo Daniel Stack

  4. una vez mas daniel con toda tu sabiduria salpicandonos un poco para rociar nuestra existencia….sos un grande!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s