Vacíos de otoño


Feliz Día, Papi. Ananda

Feliz Día, Papi. Ananda

Otoñal

Era una tarde de cemento y paraguas
¡Cómo llovía!
Se ahumaban las horas llenas de nada,
Pesaban las pestañas
Y en las almohadas del sosiego
Bostezaba la vida.

No había perros en las calles mojadas
¡Qué hambre de alegría!
Si hasta el ladrido, con las hojas marchitas,
Arreado por el agua, se iba
Y de ti un campaneo, en la última sílaba,
Me supo a beso de despedida.

¡Que temprano llegó la noche ese día!
Mi alma ensimismada,
Las veredas difusas, crueles de vacías,
La pusieron en la ventana
Con jirones de viento y de espera
Con risa de búhos y letanías…

La nostalgia se parece a ti

La nostalgia se parece a ti

Más poemas

Acerca de INTEGRACIONISMO

Trabajo en mi pasión, la búsqueda de soluciones y de respuestas. Cuando estas preocupaciones son profundas. Las llamamos metafísica. Cuando hay que inventar una solución práctica, me gusta la ciencia
Esta entrada fue publicada en Integracionismo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Vacíos de otoño

  1. Mari dijo:

    Precioso. Los poemas para Ananda, son hermosos realmente. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s